lunes, 14 de abril de 2014

La biblia en el libro de Josué capítulo 2 nos muestra como Rahab la ramera  y su familia fue salva de la destrucción de la ciudad al colocar en la puerta y las ventanas un cordón de grana el cual simboliza la sangre de Cristo.

Hoy en día el mundo esta tan lleno de maldad y odio, donde la gente se siente más a gusto viviendo en las tinieblasque en la luz, sin entender que  están  atados y encerrados en sus delitos y pecados. Si alguien está en pecado y piensa que está bien  con Dios, se equivoca, pues Dios siempre aborrece y aborrecerá el pecado. En el antiguo testamento podemos ver en el libro de Josué, una ciudad como Jericó  en la cual todos los que la habitaban estaban cautivos por el temor y el miedo, así mismo,  hoy en día hay gente cautiva por la homosexualidad,  el lesbianismo y drogadicción tan atrapadas en el pecado que no sienten seguridad en la libertad que hay en Cristo y prefieren seguir encadenados siendo esclavos de su pecado.

Pero  tengo noticias para ti; Dios no anda buscando gente buena, Jesucristo vino a salvar a los malos lo que estaban perdidos, muertos y atados en delitos y pecados. Si te arrepientes y te acercas a Jesús, él te limpiará con su sangre de todo pecado,  tendrás seguridad, sanidad, bendición, victoria y tu vida estará preservada y a salvo si te aferras al Cordón de salvación.  Así como Rahab la ramera hay muchas personas que ahorita están en el mundo en pecado y haciendo lo malo, pero tiene  un corazón para Dios que los lleva al arrepentimiento. Dios sabe que en ese hogar y en las calles hay una persona que no está bien, pero tiene un corazón para Dios que por ahora están llenos de pecado  y mentira, pero un día estará limpio por la sangre de Cristo y  lleno de agradecimiento en la iglesia dándole gloria a Dios.


¡Dios te bendiga! Pastor Richard Rodríguez

domingo, 2 de marzo de 2014


La iglesia cristiana de nuestros tiempos debe recuperar la forma y la fisonomía que tenía al principio y reconocer que Jesucristo es el único  nombre en el cual podemos ser salvos y el único capaz  de cambiar la vida y  el corazón  de todo ser humano, nadie  puede llegar a Dios por medio de  la religión, ni por  conceptos o tradiciones humanas.

 Por años la iglesia ha predicado una religión, tratando  de cambiar la  vida del hombre con esfuerzos, normas  y reglas  que no funcionan,  solo un encuentro personal con Jesucristo es lo que  puede transformar y generar cambios. La religión hace miserable al hombre porque éste fracasa en su afán de cambiar por sus propias fuerzas; si alguien dice tener a Jesús y sigue siendo un mentiroso, odia a sus enemigos o codicia a la mujer de su prójimo; tal persona  lo que tienes es una religión, por lo tanto seguirá atado y oprimido al pecado. El vacío que hoy en día  tienen algunos cristianos en sus corazones, no es más que una falta de relación con Jesús ya que en él está el avivamiento, el poder y la gracia para poder vencer el pecado y cambiar una vida de  maldición en bendición.

Querido lector si por años has estado  buscando una respuesta  a todos tus problemas y a tu vacío espiritual,  corre a  Jesucristo, él es la respuesta; él es más que una religión,  más que una filosofía, más que un templo, más que una música, un nombre, denominación o regla,   él es el punto principal de la salvación, si dejas que él entre en tu corazón  todo cambiará y cobrará vida.


¡Dios te bendiga! Pastor Richard Rodríguez

viernes, 21 de febrero de 2014

La muerte de Jesús en la cruz y el derramamiento de su sangre constituyen la sabiduría oculta y el plan estratega que Dios tenía preparado desde el principio de los tiempos para derrotar al pecado y al diablo, la palabra de Dios dice en 1era de Corintios 1:25. “Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres”, en este sentido puedo asegurar que Jesús en la cruz no es ningún derrotado, es un vencedor.
Fue la sangre de Cristo derramada en la cruz fue la que libertó a la raza humana y la limpió del pecado, pero quizás te preguntarás ¿Por qué Dios utilizó la sangre de Jesús?:

1.    Porque nadie tiene mayor amor que este; que alguno dé su vida por otro: La demostración más grande de amor  por la humanidad fue el derramamiento de la sangre de Cristo en el madero. Jesús te amo a pesar de tu condición de pecado y murió en el madero para hacerte libre de él.

2.    Porque en la sangre es donde está la vida: Nuestra sangre fue contaminada producto del pecado, convirtiéndose en portadora del mismo. Se requería una sangre inocente para purificarla,  por eso Dios tuvo que hacerse hombre para derramar una sangre que no estuviera contaminada con el pecado. La sangre que Jesús derramó contiene la vida que nuestra sangre necesita.

3.    Porque la sangre es lo más valioso que se puede poseer: Cuando Jesús derrama su sangre le demuestra al ser humano el inmenso valor que tiene para Dios, dejándola como sello de su pacto y como la garantía más grande del cumplimiento sus promesas.

4.    Sólo una sangre bendita podría quebrantar toda maldición: Cristo a través de su sangre nos redimió de la maldición del pecado, para hacernos bendición,  porque se necesitaba una sangre bendita para quebrantar toda maldición en nuestras vidas.

La sangre de Cristo trae bendición donde hay maldición, trae paz donde hay contienda. En la sangre de Cristo es donde está la vida eterna y el poder para liberar al hombre de la maldición del pecado. Estimado lector te invito a invocar esa sangre sobre cada área de tu vida,  para que la derrota y el fracaso que el pecado provocó sean quebrantados y comiences a disfrutar de la bendición de Dios.


¡Dios te bendiga! Pastor Richard Rodríguez

martes, 28 de enero de 2014

Dios esta hablando a su pueblo, a su iglesia; y mucha gente cuando escucha el mensaje confrontativo que puede llevarlo al arrepentimiento y  la salvación  lo toman como critica y cierran su corazón al consejo de la palabra, sabiendo que los días  que estamos viviendo son malos y peligrosos. Actitud semejante es la que tiene el pueblo de Venezuela,  en esta gente reina el temor, andan asustadas y dicen ¿En qué irá a parar esto? Ignorando que la biblia ha advertido que vendrá juicio sobre los hombres que no obran conforme a la voluntad de Dios. ¿Crees tú que en un país donde se derrama tanta sangre inocente, donde las ciudades están en manos de delincuentes, el juicio de Dios no va a llegar?

Dios está pasando a  Venezuela por un proceso. Para ilustrar esto mejor la biblia nos narra en Isaías capitulo 3 acerca del juicio de Dios contra su pueblo Israel por causa del pecado, donde Dios quitó el sustento de pan y el socorro de agua, quito al valiente, al hombre de guerra, al profeta, al consejero,  al anciano, al hombre de respeto y puso en su lugar príncipes y muchachos como señores, me pregunto ¿No es esto lo que vive nuestro país en este tiempo? ¿No podrá Dios levantar una nueva generación de personas capaces de bendecir y de devolverle los principios espirituales y morales a esta nación?.

Dios tiene autoridad para hacer que llueva o que haya sequía, este país esta en manos de Jehová de los ejércitos;  hay buenas noticias para ti, hay un Dios que quiere ayudarnos si nos arrepentimos.

Queda la hija de Sion, la Iglesia, guardada, cubierta por la gracia de nuestro Dios, sabiendo que las puertas del infierno no prevalecerán  contra ella, por lo tanto no permitas que la queja y la lamentación invadan tu vida, por el contrario abre tu corazón a lo que Dios va a hacer; no tengas temor confía plenamente en él, porque en medio de la crisis él te bendecirá y te guardará. Viene un gran avivamiento para Venezuela, habrá un éxodo de la vida de impiedad a la vida de justicia, porque lo que Dios hace, lo hace con el propósito de levantar y redimir a su pueblo. Sigue confiando y esperando porque vendrá  una  manifestación gloriosa de  los hijos de Dios, Dios te bendiga!     



martes, 21 de enero de 2014

En esta ocasión quiero llamarte a reflexión acerca de la condición de la iglesia de Cristo en estos últimos tiempos; se corre el riesgo de que  la iglesia sea cauterizada por el pecado, esto debido a que muchas personas que dicen llamarse cristianos viven una vida muy alejada de la verdad de la palabra de Dios

La manera como se expresan y como se conducen diariamente evidencia que viven en apostasía; son personas que se burlan de las predicaciones porque las ven muy legalistas, pensando que si Dios es bueno no los va  a mandar al infierno, llaman legalismo a la verdad de su palabra y a una vida en santidad. Muchos que dicen ser hijos de Dios, están viviendo en rebelión aun conociendo la verdad de Cristo, desafiando al cielo solo por defender su pecado, esta es la realidad en que viven y se defienden diciendo que nadie los puede condenar, cuando Dios en su infinito amor los llama a arrepentirse y a vivir una vida plena en Cristo.

La apostasía está en la iglesia, se refiere a aquel que dice creer en Dios pero no  se comporta conforme a lo  establecido por él en su palabra, viviendo una vida en oscuridad, la enseñanza de muchos predicadores trasmite al creyente que no importa cómo está su vida, siempre y cuando esté en la iglesia, déjeme decirle que están  viviendo y creyendo en  una salvación falsa.

Pero Dios habla en Isaías capítulo 1:8 de un pueblo que se ha guardado, es el pequeño remanente que marca una diferencia, llamados a una vida en victoria, este pueblo se caracteriza por el temor a Dios no importando que muchos se perviertan y desvíen a pecar.

Querido amigo lector, te exhorto a consagrarte al Señor y entregarle  cada área de tu vida, recuerda que Jesús regresará en busca de una iglesia santa y sin manchas, Dios está llamando a su pueblo a vivir en santidad, él es Santo y sus hijos deben ser santos. Si decides vivir una vida justa, Dios promete levantarte como la hija de Sion,  este es el amor de Dios manifestado a sus hijos.

¡Dios te Bendiga!

Pastor Richard Rodríguez.

martes, 14 de enero de 2014

La santa cena es un sacramento instituido por Dios en las escrituras con un propósito glorioso; para traer una revelación a su pueblo del sacrificio de Jesús en la cruz y para que el creyente tenga comunión con el cuerpo y la sangre de Cristo, solo aquel que ha creído en Jesús y se ha arrepentido de sus pecados puede ser partícipe de este sacramento.

En  1ª Corintios 11:26-29 se nos explica  que si la  tomamos indignamente estamos  comiendo  juicio, la iglesia tradicional ha hecho énfasis en este aspecto y no está mal pero al ser el único enfoque que se la ha dado la han  convertido en un acto religioso,  razón por la cual muchos cristianos han dejado de recibir las bendiciones que esta nos brinda al tomarla, porque lo hacen sin la revelación de lo que esta significa, es decir la toman con miedo; ciertamente  debemos tener temor reverente al tomarla, pero nunca con pánico pues es una bendición y su propósito es bendecir, alentar, restaurar, animar y vivificar la iglesia.  La santa cena es una celebración, pues al hacernos partícipes del pan y el vino estamos comiendo y bebiendo vida, paz, esperanza, salud, poder y prosperidad, por medio de ella somos santificados, reconciliados y  restaurados.

Si tú has recibido a Jesús como tu salvador personal  puedes  acercarte a Dios por medio de este acto glorioso  y renovar así la comunión perdida;  no dejes de participar de ella por temor, porque el no tomar la Santa Cena equivale a decir que no crees en el sacrificio de Jesús y pones en riesgo tu salvación, tampoco la tomes pensando que comerás juicio, Dios nos ha provisto este sacramento para hacernos libres de toda condenación;  existen muchas personas en las iglesias que por haber cometido algún pecado en el pasado, por mucho tiempo se han sentido indignos de perdón y de  tomar la Santa Cena, ignorando que el participar de este acto representa una nueva oportunidad para arrepentirse y ser perdonados, pero es importante aclarar que para tomar la Santa Cena dignamente debes examinar tu vida y tomar una decisión firme de cambio, reconocer que eres salvo por el sacrificio de Jesús en la cruz y creer en el poder que tiene la sangre de Cristo para borrar todas tus rebeliones.

Querido amigo, al tomar la Santa Cena dignamente estas comiendo vida, salud, poder, liberación, milagros, santidad y todas las bendiciones que Dios tiene para ti. Dios te está llamando a su mesa para  que comas de Él, quiere que recibas todo lo que compro para ti en la cruz del calvario.

¡Dios te bendiga!

Pastor Richard Rodríguez

lunes, 6 de enero de 2014

Estamos viviendo tiempos trascendentales para la iglesia de Cristo, tiempos en los que debemos ir  hacia adelante y no desmayar, de creer en Dios y en lo que dice su palabra, aunque la tendencia en tiempos de crisis sea dudar de su poder, para esta hora Dios está levantado una nueva generación en la que derramará toda su gloria, su amor, inteligencia y sabiduría, que no dejará esta tierra sin antes haberla impactado con el evangelio de Cristo.

Hoy en día la mayor parte de los cristianos se han rendido ante sus circunstancias, porque creyeron que al recibir a Cristo acabarían todos sus problemas y esto los ha llevado a un estado de frustración y de estancamiento espiritual, sencillamente han quedado cautivos de esas fortalezas espirituales que no les permiten avanzar, cautivos de los problemas y de las malas situaciones, las cuales no podrán vencer a menos que tomen una decisión firme de cambio; porque en la vida tú logras avanzar si tomas decisiones firmes y contundentes. Tal vez hasta ahora las cosas no han sido fáciles para ti, has pasado por momentos difíciles, angustias y dificultades, pero te tengo noticias, Dios te tiene agarrado de la mano y aunque quieras desviarte de su camino, él no te soltará hasta hacerte llegar al lugar de éxito y de victoria que ha diseñado para ti.

El tiempo de liberación y de exaltación ha llegado a tu vida, en este año 2014 Dios abrirá las puertas y no se cerrarán. Querido amigo, no todo lo que comienza mal tiene que terminar mal, recuerda que Dios es especialista en encarrilar lo que está torcido; él enderezará tus sendas, derribará conceptos, maneras de pensar y transformará tu vida por completo, solo tienes que humillarte y reconocer que necesitas un cambio, proponte en este nuevo año hacer las cosas diferentes y quebrantar todo estancamiento espiritual para que puedas ver la mano de Dios como nunca antes en tu vida en este año que comienza.

¡Dios te bendiga!
Pastor Richard Rodríguez