lunes, 25 de julio de 2016

Querido lector, en esta oportunidad quiero enseñarte acerca de un gran hombre de Dios que cambió la historia de su pueblo, reformando y trayendo un nuevo tiempo de restauración, te hablo de Nehemías. La biblia en el transcurso del libro de Nehemías nos relata como él fue el instrumento para propiciar la intervención divina de Dios a favor de Jerusalén.

La condición del pueblo de Jerusalén era de derrota, desidia y ruina pero para ese tiempo Dios despertó el espíritu de Nehemías con el propósito de restaurar los muros de Jerusalén, es por esto que este hombre de Dios en el momento que se enteró de la condición de su pueblo se inquietó, oró y confesó el pecado de su pueblo.

Él fue movido a provocar  cambios para reedificar su pueblo y para este tiempo así como fue en el tiempo de Nehemías, el deseo y anhelo de Jesús es levantar una generación llena de Fe, que se inquiete y sea la que propicie cambios trascendentales a nuestro pueblo.

La generación que Dios está llamando para esta hora, será la que  obre conforme a sus propósitos, restaurando la vida moral y el temor de Dios, decididos y con la carga de ser la respuesta a nuestro país.

Para este tiempo se necesita no uno, sino toda una  generación para levantar  esta ciudad, que reedifiquen sus muros, limpiando y cancelando todo poder del enemigo y trayendo los diseños del cielo a cada lugar.

Somos hijos de Dios, restituyamos nuestra ciudad, levántate en fe porque Dios te está llamando para que formes parte de una generación diferente que haga cosas grandes y significativas para nuestro pueblo.


¡Dios te bendiga!

Pastor Richard Rodríguez. 

martes, 16 de febrero de 2016

Si las personas pudieran comprender lo que es Jesús y lo que constituye para sus vidas, no prescindirían de él. Jesús no es una religión, ni una tradición, ni solo se puede buscar para que te ayude a solucionar un problema. El hombre debe comprender que sin Jesús, tendrá una vida llena de tinieblas, pecados y desesperanza.

Cuando Jesús fue colgado en el madero, se hizo maldición para la destrucción de nuestros pecados, y solo él tenía poder de poner su vida y el poder de tomar vida nuevamente con el objetivo de que satanás no pueda tener control sobre ti. Jesús es el único que puede quitar la maldición de tu vida, él constituye la nueva criatura y la nueva creación de Dios, por eso es el autor y consumador de la fe.
Hay mucha gente que se congrega en las iglesias, pero esto no quiere indicar que sean santos y fieles, ya que cuando salen de la iglesia siguen con una vida llena de mentiras y pecados. Hermano, tienes que ser santo y fiel en tu trabajo, tu hogar, con tus amigos, familia, en todo lo que hagas y tengas. Si algo en tu vida no te permite ser santo y fiel, es preciso que te apartes y  alejes.

Es necesario que estemos en paz con Dios, el Padre y con Jesús, el Hijo, y cuando la alcances disfrutarás de la gracia y el favor de Dios en tu vida. Cuando tienes esta gracia y paz, no te habrás arrodillado a orar cuando Dios ya te habrá concedido lo que pides,  y para lograrlo es necesario que conozcas y te mantengas en Jesucristo, en todo momento, ya sea en la casa, en el trabajo o donde estés, y no solo en la iglesia. ¡No te avergüences del evangelio!

Dios quiere que Jesús se encarne en ti, se revele en ti y hable atreves de ti en todo lo que hagas y digas. No confíes en tu carne y en tu habilidad para resolver las cosas. El hombre es prospero cuando tiene la intuición y la sabiduría proveniente de Dios. No te gloríes de nada que tengas de este mundo, solo gloríate de que tengas a Cristo en tu vida. 

Cuando una persona tiene un encuentro verdadero con Jesús nunca será igual, porque será transformado y bendecido por fuerza. Cuando recibes a Jesús, él derrama inteligencia y sabiduría en ti para resolver todo lo que se te presente.

Jesucristo es el eslabón entre Dios y el hombre, es la cadena que los une, porque Jesús es Dios hecho hombre. No podemos continuar en esta vida sin conocer y tener a Jesús en nosotros.

¡Jesús es maravilloso!


Pastor Richard Rodríguez.

domingo, 13 de diciembre de 2015

Muchas veces pensamos que Dios está esperando que hagamos algo equivocado para castigarnos, pero al leer la biblia nos encontramos con un Dios bueno, misericordioso y que nos ama entrañablemente. Él siempre está dispuesto a bendecirnos y a prosperarnos, sin importar las circunstancias por las que estemos atravesando, Dios nunca deja de ser bueno y con una acción puede cambiar toda tu vida.

Nos dice el Salmo 107: “Alabad a Jehová, porque él es bueno; porque para siempre es su misericordia”, esto nos hace entender que Dios está dispuesto a darnos todo lo que necesitemos en nuestra vida, conforme a su misericordia y amor. El problema es que el pecado no nos deja creer en la existencia de Dios y mucho menos en su hermosa bondad y comenzamos a verlo como el culpable de todo lo malo que nos sucede, desechando sus consejos y propósito.

Quiero decirte amigo, que las malas situaciones por las que a veces pasamos no provienen de Dios, estas se originan porque tomamos decisiones equivocadas y apartadas de Él. Hoy tal vez te encuentres atravesando una situación difícil, pero si clamas a Dios, Él te librará; porque si dio su vida por ti, no fue para dejarte derrotado y a merced de los problemas. Él te ama de tal manera que te recogerá de cualquier lugar donde estés, sin importar el pecado que hayas cometido. Amigo, clama de corazón por su misericordia y Él te quitará toda carga y problema de tu vida, liberándote de la culpa y la condenación.

Apreciado lector, Dios nunca va a dejar de ser bueno porque tú seas desobediente, Él nunca va a dejar de ser compasivo cuando tú seas desleal. Él es nuestro padre celestial y un padre siempre ama por sobre todo a su hijo; cuando hace algo malo lo corrige, pero nunca deja de amarlo. Así es el amor suyo para con nosotros y mi deseo es que hoy entiendas que aunque estés pasando por problemas y dificultades, Dios puede librarte de esto, porque te ama y quiere lo mejor para ti.

¡Dios te bendiga!

Pastor Richard Rodríguez

martes, 1 de septiembre de 2015

En algún momento te has detenido a preguntarte ¿Qué paso con los que vieron la cruz donde fue crucificado Jesús?, ¿Qué pasaba por la mente de los que estaban allí?, ¿Qué vieron los que tuvieron el privilegio de presenciar el acto más grande que se haya hecho en toda la historia de la humanidad?, un acto que dividió la historia en dos y que compró la redención del hombre, el cual sin duda alguna va a determinar el destino de toda la humanidad, ya que nadie se podrá zafar jamás del sacrificio de Jesús en la cruz.

La palabra de Dios, en los cuatro evangelios nos detalla este poderoso acto desde  diferentes perspectivas. Por ejemplo, en el libro de Mateo, capítulo  27, del verso 15 en adelante, nos relata sobre los escribas y fariseos, que no lograron ver que era el mesías al que llevaban a la Cruz del calvario, ellos veían a un hombre que les era de tropiezo en su negocio y pensaban que al crucificarle se quitarían un problema de encima, ya que al hacer más milagros que ellos, al sanar a muchas más personas, al hacer en poco tiempo lo que ellos nunca lograrían hacer y sobre todo al acabar con el imperio religioso que ellos habían montado, quisieron deshacerse de él creyendo que era una persona cualquiera a la que estaban llevando a crucificar.

Pero todo esto ocurre porque Jesús vio que él podía mostrar su gran amor,  misericordia y compasión a través de su sacrificio y pesar, que él conocía los pensamientos de las personas que estaban viendo aquel acto, aquellos que se llenaban de compasión, los que se burlaban, los que se sintieron traicionados al ver que no se libraba a sí mismo de lo que le venía o los que veían a un hombre insignificante morir, en medio de todas las dudas que invadían la mente de los que eran testigo de aquel acto, Jesús sin sentirse maltratado u ofendido pensaba en el gran amor que tenia por todos y en la redención que les daría por medio de este sacrificio.

La verdad es que desconozco tu condición de pecado, pero quiero decirte que  para eso Jesús decidió morir en esa Cruz, para liberarte y absolverte de cualquier falla que hayas cometido y así poder darte una nueva vida. Realmente es triste que en ese tiempo nadie pueda ver lo que este sacrificio significaba para toda la humanidad y el cambio que traería, pero hoy tú puedes verlo y reconocer que Jesús vino a darte una nueva oportunidad de vida, de cambio, de liberación. No puedo culminar este escrito sin preguntarte ¿Qué estás viendo tú en la Cruz?  ¿Vas tú a menospreciar este sacrificio?  O ¿Vas a apropiarte de esta nueva vida que Jesús te brinda?

Dios te Bendiga.

Pastor Richard Rodríguez.

domingo, 16 de agosto de 2015

El misterio de la piedad es la forma en que Dios manifestó su gran amor, su misericordia y su bondad al mundo, quizás tú hasta ahora no lo has entendido o crees no conocerlo; esto ocurre porque no has logrado ver que cuentas con un amor que sobrepasa cualquier error o debilidad que tengas.

La biblia, en 1 Timoteo 3:14, dice que “grande es el misterio de la piedad”, la palabra nos explica que Dios fue manifestado en carne, es decir, vino a esta tierra en la persona de Jesús y vivió como un hombre natural para demostrarnos que se puede vencer el pecado y que es posible tener una vida llena de gozo, alegría, paz y victoria. Él fue Justificado en el Espíritu, por ser obediente y no por ser Dios, no se encontró ninguna maldad ni pecado en su espíritu, por el contario, estaba lleno de pureza y transparencia, en él no habitaba ningún espíritu de maldad ni de odio. Además, fue predicado a los gentiles y con su gran sacrificio dejó una huella imborrable para el mundo y finalmente fue recibido arriba en el cielo en gloria.

El misterio de la piedad nos muestra que Jesús vino a tener misericordia de nosotros y todo esto para que tu vida no esté llena de ruina, fracasos, enfermedades y mucho menos demonios. Posiblemente, estés llevando una vida sumergida en tristeza, lamento y llanto, pero hoy quiero decirte que  cuando Jesús habitó en esta tierra él sintió todo lo que hoy sufres, el padeció tus dolencias y  lamentos, no hay nada que puedas estar sintiendo que él no haya no sentido, pero tengo buenas noticias para ti, ninguna de esas adversidades podrá derrotarte, porque él ya venció todo eso en la Cruz por ti.

Amado hermano, Satanás aborrece la revelación del misterio de la piedad, porque desde ese momento estás sentenciado a vivir en absoluta libertad, éxito y victoria, pero si aún no has conocido el verdadero amor de Jesús, no podrás entender este  misterio, es por esto que te invito a buscarlo con un espíritu puro, acepta que Jesús es suficiente para tu vida y no vivirás nunca más  en ruina, tristeza y derrota, busca a Jesús y él sabrá conducirte hacia una vida llena de la gloria de su reino.

Pastor Richard Rodríguez.

jueves, 2 de julio de 2015


Para muchos el misterio de la piedad ya ha sido revelado, sin embargo para otra gran cantidad de personas esto todavía permanece oculto. De hecho son muchos los que piensan que el asistir a la iglesia y diezmar son suficientes para ser salvos, sin apartarse del pecado, menospreciando así este glorioso misterio; que no fue revelado a los príncipes y reyes del tiempo de Jesús, pues Dios ocultó esta sabiduría de los sabios y entendidos y se la dio a conocer a los niños y a los ignorantes.

La gente esperaba que Dios se manifestara a este mundo con rayos y truenos, que el mesías del cielo apareciera con una espada en la mano cortando la cabeza de todos los enemigos de Israel y estableciera su reino. Sin embargo, Jesús vino de la forma más humilde que alguien se pueda imaginar, pues nunca pensaron que Dios iba a venir como un bebe y nacer en un pesebre rodeado de animales, porque el Misterio de la Piedad consiste en que Dios queriendo mostrar su gran amor se desvistió de su gloria para vestirse de humanidad, pero el verdadero problema no era  venir, sino regresar al cielo, puesto que para ello tenía que caminar sobre esta tierra sin ninguna falta, pasar por la cruz, ser tentado en todo, pero sin pecado.

Antes de Jesús, Dios había mostrado espléndidamente su sabiduría, pero como de esa forma el mundo no lo quiso conocer, entonces a Dios se le ocurrió hacer algo sin sentido, colgar a un hombre en un madero totalmente desnudo y ensangrentado, con una lanza en su costado y el rostro todo desfigurado, y decir, el que crea en él será salvo. Por medio de este sacrificio Jesús al ascender al cielo logró sentar al hombre a la diestra del Padre, siendo el representante de toda la raza humana.

Este es el mensaje más poderoso que un ser humano ha podido predicar jamás, si se te reveló el gran amor de Dios y que Jesús murió por tus pecados eres bienaventurado, pero no basta solo con que se te revele, es corresponder a este amor, es triste que entendiendo el misterio de la piedad muchas personas decidan vivir conforme al misterio de la iniquidad, porque un día el mundo se lamentará de no haber entendido esto y si aún  no se te ha revelado. Dios se va a valer de cualquier cosa para que este misterio se te revele y así puedas conocer su gran amor.

¡Dios te bendiga!

Pastor Richard Rodríguez

viernes, 29 de mayo de 2015

Muchas veces nos encontramos con personas que tienen sus vidas vacías, sin paz, sin amor y sin felicidad, han vivido con muchas necesidades y carencias,  ignorando que fueron creados con un propósito eterno. Esto se debe a que no han experimentado un encuentro personal con Jesús, quien es suficiente en todo y para todos. Tal vez sea este tu caso, pero a través de este escrito quiero expresarte la suficiencia de nuestro amado Jesús en cada área de la vida, no hay nada que pueda llenar al hombre como la plenitud de él.

La palabra de Dios nos dice, en Mateo 5:3,   “Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos”, el pobre de espíritu es aquel que reconoce su necesidad de Jesús, el que lo concibe no como una añadidura en su vida, sino como su todo. Dios no es un complemento que puedes buscarlo solo cuando tengas problemas, su deseo es ser el todo de tu vida. En el mundo podremos tener aflicciones pero cuando confiamos en Jesús, que ha vencido al mundo, en el momento más difícil él nos abriga con su paz que sobrepasa todo entendimiento y nos hace saber que él es nuestra suficiencia de paz.

Amigo, si pudieras entender los beneficios que nos fueron atribuidos por medio del sacrificio de Jesús en la cruz del calvario, con su muerte fuimos revestidos de justicia, es por eso que te aconsejo que cuando peques no huyas de Jesús, por el contrario, corre a sus brazos para que él te restaure, él siempre tendrá las manos extendidas para amarte y no para condenarte, porque en él está la suficiencia de nuestra justicia.

Cuando experimentamos una vida en Cristo, también nos es añadido el gozo de la salvación, una extraordinaria felicidad que está dentro de nuestro ser en todo momento, donde no hay lugar para la amargura ni mucho menos para la enfermedad, porque la misma vida de Jesús nos mantiene sanos y vigorosos.

De igual forma, nos fueron imputados el amor y el perdón, cuando fallamos Jesús nos espera con su infinito amor para levantarnos. No hay expresión más grande de amor, que la que nos mostró Jesús, derramando toda su sangre en la cruz, él prefirió morir y sufrir escarnios por amor a nosotros.

Querido amigo lector, Jesús es la suficiencia de tu vida, su deseo es que vivas en la plenitud de lo que él destino para tu ser, él es tu suficiencia de paz, justicia, amor, gozo, salud, perdón y prosperidad, en él no pasarás necesidades aun en medio de la escasez porque ha prometido bendecirte y darte una vida de abundancia. Si hoy sientes que no eres merecedor de su perdón, corre a sus pies, él está esperándote con sus brazos abiertos para mostrarte una vez más cuanto te ama.

¡Dios te Bendiga!

Pastor Richard Rodríguez