domingo, 10 de diciembre de 2017

En esta vida existen dos reinos; uno es el reino de las tinieblas y el otro el reino de los cielos, en el reino de las tinieblas reina la enfermedad, la ruina, la miseria, el fracaso, el divorcio, la fornicación, el adulterio y la muerte. Tal vez suene un poco duro, pero todos venimos de este reino y sin darnos cuenta algunos éramos usados para matar, robar y destruir. En ocasiones este reino se apodera de las personas de tal manera, que puede hacerlos perder el sentido y dejarlos en un estado de abandono total, porque con este se manifiesta todo lo impuro, lo diabólico y lo sucio.

Pero Jesucristo fue manifestado al mundo y consigo también el Reino de los cielos (Mateo 4:17). Cuando Jesús vino a la tierra, también vino la sanidad, la paz, el amor, la trasformación y la prosperidad. Dice en la biblia que por donde Jesús pasaba dejaba abundancia y  bendición y es eso lo que él quiere darte hoy, solo tienes que abrirle tu corazón para que pueda entrar junto con el reino de los cielos y mudarte a esa vida de abundancia que él te ofrece.

Querido amigo lector, dice en la palabra de Dios que aquellos que hemos entregado nuestro corazón a Jesús fuimos trasladados del reino de las tinieblas al reino de Dios, me pregunto entonces ¿Por qué causa tendríamos nosotros que seguir viviendo en derrota, en miseria y en ruina? Tal vez esto se deba  a que muchos cristianos hoy en día,  aunque le abrieron su corazón a Jesús no han visto sus bondades en sus vidas, porque a pesar de haberse cambiado de reino estaban tan sumergidos en tinieblas que se acostumbraron a vivir en su antiguo reino y  no han podido hacer la transición espiritual, es decir, no le han sacado provecho a los beneficios que Dios les brinda.

El reino de los cielos es la provisión de Dios para que podamos vivir en la tierra, como si viviéramos junto al padre en los cielos;  uno de sus secretos es que al principio no se ve, pero si somos perseverantes y fieles a su palabra este terminará por manifestarse de una manera inimaginable. Es por eso que es comparado con un grano de mostaza, que vino a ser las más pequeña de todas las semillas, pero cuando crece viene a ser las más grande de todas las hortalizas y sin darnos cuenta invade nuestras vidas  hasta transformarlas por completo.

Mi mensaje para ti que estás leyendo estas líneas, es que no te dejes llevar por lo que ves ahora, simplemente siembra el reino de los cielos en tu vida y cuando menos lo esperes verás una bendición inimaginable que arropará todo lo que ves, y te digo siembra, porque es así como actúa este reino, es como una semilla que germina y crece sin que te des cuenta. Este Reino es un misterio y se recibe por fe, porque tiene el poder darte espiritualmente lo que en lo natural no tienes. Así que, querido amigo, no sigas atacando tus problemas con religión y dogmas, simplemente pídele a Dios que traiga su Reino a tu vida, empodéralo en tu casa y en tu familia y sobre todo cuida tus actitudes, porque son estas las que cierran o abren el Reino de los cielos en nuestra vida.

¡Dios te bendiga!

Pastor Richard Rodríguez. 




En un viaje que realicé recientemente me vine retado a acomodar algunas áreas de mi vida e iglesia que considero estaban desordenadas y en las que no había visto cosas que Dios recientemente me mostró. Una de ellas es aprender que en el orden y la planificación está el éxito de tu futuro. Entendí, que el desorden, la falta de planificación, el ser impuntual, las malas costumbres raquíticas y rancias que muchos venezolanos hemos desarrollado no nos permiten avanzar sencillamente porque no nos decidimos a quebrantar todo lo malo que ha crecido en nuestros corazones.

Hoy día, en mi país se ha vuelto común mirar desastres familiares a causa de que los padres hemos descuidado el formar en nuestros hijos la estructura de esforzarse por conseguir sus cosas y no hemos cultivado en ellos hábitos de ser emprendedores para valorar todo lo que puedan cosechar. Es por esto, que sus malas costumbres se han vuelto familiares y conlleva a que pierdan el propósito y los planes que realmente Dios tiene para ellos, aunado a esto, nunca llegan a alcanzar la bendición que hay en la salvación y que los hombres de la biblia dejaron para todos nosotros.

Esta es una bendición llena de oportunidades y abundancia, lejos de malas costumbres, con la firme estructura del orden y las ganas de esforzarse para conquistar todo lo bueno que se propongan alcanzar y diseñada para que todo funcione. Esta bendición, viene dada debido a que hubo hombres y mujeres que se comprometieron e impregnaron con la visión que Dios tenia y se dedicaron a levantar su familia, vida, país, trabajo y metas sobre la roca firme que representa la palabra de Dios.

Pero para Dios este es el mejor momento de brillar y de emprender, de ser fiel y de salir de todo lo malo que estás haciendo, no coloques tu futuro en lo que los demás creen que pueda pasar en el país, planifica lo que quieres que suceda en tu vida porque hay una promesa de parte de Dios, donde te permite tomar la firme decisión de salir adelante y empezar a cosechar éxitos y logros que ni tú mismo imaginas. Es tiempo de echar mano de esta bendición que ya los padres de la biblia la han preparado para ti, busca de Dios y veras cambios contundentes en tu vida.

¡Dios te bendiga!


Pastor Richard Rodríguez

domingo, 6 de agosto de 2017

¿Nunca te has preguntado cómo entró el pecado al mundo? o ¿Cómo entró en tu hogar? El hombre dio entrada al pecado en el mundo y en su vida por su baja naturaleza, pues es esta la que nos hace hacer cosas malas y una vez que el pecado entra en nuestras vidas se posesiona de nuestra voluntad y nos debilita, esta es una fuerza espiritual diabólica que nos cautiva.

Una de las consecuencias derivadas de esta condición es ausencia de las justicia de Dios, porque mientras haya pecado en nosotros no habrá justicia ya que es esta la que nos da paz para con Dios. Sin embargo, Dios en su infinita misericordia, estando en esta condición nos justificó por medio de la fe ¿Cómo lo hizo? Enviando a su hijo amado a la cruz del calvario a morir en nuestro lugar, porque él no tenía pecado pero murió por nuestro pecado y lo hizo por amor.

Es por esto que no podemos ser indiferentes al amor de Dios, ante tal sacrificio lo menos que podemos hacer es entregarnos a él y recibirlo como nuestro único Señor y Salvador. Él nos abrirá las puertas del cielo y nos llenará de gracia y fe y nos quitará toda pena y vergüenza de nuestras vidas.

Entonces, ¡Alégrate! porque él se ha reconciliado contigo; puesto que si estando en pecado él estuvo dispuesto a perdonarte y fuiste reconciliado con él a través de la cruz  ¿cómo dudar de su amor y su misericordia? Nunca habrá algo tan malo que hayas hecho que no puedas hablarlo con tu Dios, solamente tienes que poner tu confianza en él, como hijo reconoce tus fallas y acércate al Señor.

Amigo, no imaginas el privilegio que Dios te ha dado tan solo de escuchar el mensaje de salvación y vida eterna, porque si algún día quieres ir al cielo el único camino es Jesús, no hay otro camino y hoy en día muchas personas aún no han tenido la oportunidad de conocerlo. Así que dale gracias a Dios por el privilegio que él te ha dado, mi consejo para ti que estás leyendo estas líneas es que te apartes del pecado para que así tengas vida eterna y  puedas decir “Yo soy de Cristo y Cristo es mío”. 

martes, 20 de junio de 2017

Con el solo hecho de salir a la calle y ver las maravillas de la creación de Dios nos damos cuenta que él existe y que es verdadero. En el salmo 19, la palabra de Dios dice: “Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos”, el mejor ejemplo de esto es cuando nacemos, al abrir nuestros ojos para ver la luz empezamos a tener conciencia de la existencia de Dios, de modo que no hay excusas para buscarlo.

Él solo nos pide que seamos obedientes a sus mandamientos y que vivamos en santidad, apartados del pecado. Muchas veces pensando que hacemos las cosas bien quedamos atados a estructuras y estando presos mentalmente pasamos la vida pecando  sin poder cambiar. Si este es tu caso, pídele a Dios  que te ayude, toma la decisión de entregarle tu vida a Cristo, él borrará tus pecados, los echará al fondo del mar y nunca más se acordará de ellos,  porque solo Jesucristo puede borrar nuestros y hacernos salvos.


Querido amigo, estamos en los últimos tiempos y están sucediendo cosas que nunca habían pasado, pero amigo lector Dios te da todas las directrices para que alcances una vida eterna a través de su palabra, ten fe y ponla por obra porque por medio de esta él traerá esperanza, santidad  y salvación a  tu vida.

Pastor Richard Rodríguez

lunes, 12 de septiembre de 2016


¿Por qué a mí? o ¿Dónde está Dios? son algunas de las interrogantes que sueles expresar a diario y sobre todo cuando estás atravesando circunstancias verdaderamente difíciles, capaces de robarte la paz, el gozo y la estabilidad que Dios desea que tengas en cada problema que te toca enfrentar, pero cuando logras entender que detrás de cada prueba viene una gran recompensa y que en medio de la desesperación debes de agradecer en vez de lamentarte y llorar, lograrás salir victorioso y con el reino de Dios establecido en tu vida. Hoy te daré 7 tips que te ayudarán a encontrar y establecer el reino de Dios en tu vida:

EL REINO DE DIOS ESTÁ CERCA DE TI: En el libro de Deuteronomio 30:11-15, dice que el reino de Dios no está lejos de ti, por el contrario, está muy cerca, está en tu boca y en tu corazón, por lo tanto, ninguna circunstancia por muy mala que sea puede determinar quien serás o a donde llegarás en la vida, lo que declares con tu boca es lo que determinará quien serás y que conquistarás. No te afanes ni desesperes, es solo cuestión de tiempo, ser muy persistente y tener mucha fe lo que te permitirá llegar hasta las metas y sueños que Dios te ha dado.

EL REINO DE DIOS ESTÁ EN OBEDECER LA PALABRA DEL HOMBRE DE DIOS: Es cierto que tu mirada debe estar enfocada en Jesús, pero ten siempre presente que las bendiciones serán desatadas en tu vida por la declaración profética de un hombre de Dios. Un ejemplo de esto fue lo que aconteció en Sarepta, cuando Elías dirigido por Dios profetizó sobre la viuda y conforme a la obediencia y la fe de esta fue bendecida por el Señor (1 Reyes 17: 8-16). En la boca de un verdadero hombre de Dios puede estar el milagro que estas esperando.

El REINO DE DIOS ESTÁ EN TU POSICIÓN: En efesios 2: 4-7, habla sobre el amor y la misericordia de Dios, a pesar de tus fallas ya él te ha dado el privilegio de estar sentado en lugares celestiales junto con Jesús, pero está en ti adoptar esta posición de hijo, mostrarte con fe y autoridad ante la adversidad y vivir conforme al diseño que Dios ya preparo para ti.

EL REINO DE DIOS ESTÁ EN LA BENDICIÓN DE ABRAHAM: Por medio de Cristo la bendición de Abraham te ha alcanzado y por la fe puedes sobreponerte a toda circunstancia adversa, tú ya eres bendito y puedes triunfar en todo, solo debes creerlo y declararlo y por la fe te será concedido (Gálatas 3:13)

EL REINO DE DIOS ESTÁ EN LA SANGRE DEL NUEVO PACTO: En Hebreos 12: 20-24 nos enseña que la sangre de Cristo es la garantía de que él cumplirá todo lo que un día te prometió y representa la mayor muestra de su amor por ti.  

EL REINO DE DIOS ESTÁ EN LA CRUZ: Cuando Cristo murió en la cruz convirtió esa cruz en el reino de Dios, lo mismo sucede en cada prueba que te toca atravesar, en vez de quejarte o renegar, adora y da gracias a Dios, porque te aseguro que detrás de esa tormenta viene tu más grande recompensa y el mejor tiempo que podrás vivir en esta tierra.

¡Dios te bendiga!

Pastor Richard Rodríguez.

domingo, 4 de septiembre de 2016


El pueblo de Dios está llamado a vivir sumergido en el reino de Dios, que es real, inconmovible y poderoso, el diseño original del hombre es que su vida sea dirigida por las múltiples riquezas y propósitos que este reino les puede brinda, pero la realidad es que muchos aunque van a la iglesia y se conducen conforme a su palabra, viven a merced de la ruina, el fracaso, las maldiciones y enfermedades, estos resultados dan a conocer que no están experimentando la revelación del reino de los cielos en su vida y viven fuera de la voluntad de Jesús, sin gozar de todos sus beneficios, cuando el deseo de Dios es que éste se revele con poder y autoridad  en cada uno de nosotros.

Tal vez te preguntarás ¿Cómo tu vida puede ser dirigida por este reino? Jesús nos dejo una llave espiritual que abre las puertas del cielo para que su reino inconmovible se revele a nosotros, esa llave es el Espíritu Santo, es una llave de poder y autoridad que abre el reino inconmovible de Dios y por medio de Él podemos disfrutar de la vida de victoria, justicia y paz que ha sido diseñada para nosotros. También nos dejó armas espirituales como la oración, el ayuno y la vigilia, que nos ayudarán a derribar cualquier circunstancia adversa y a vencer en las batallas que nos toque enfrentar en nuestro caminar.

Amigo lector, a través de este escrito lo que deseo transmitirte es que no hay circunstancia, problema o adversidad que pueda dominarte, cuando el reino de los cielos llega a tu vida desplaza la ruina, el fracaso y los problemas, para llenarte de paz, gozo y amor. Este reino quiere tomar el control de tu vida y tu familia por eso en esta hora te hago un llamado para que abras tu corazón a Jesús, pídele que te invada con este reino de bendición y comienza a vivir conforme a este, en santidad, paz y abundancia.

¡Dios te bendiga!


Pastor Richard Rodríguez

martes, 16 de agosto de 2016

En esta vida existen dos reinos; uno es el reino de las tinieblas y el otro el reino de los cielos, en el reino de las tinieblas reina la enfermedad, la ruina, la miseria, el fracaso, el divorcio, la fornicación, el adulterio y la muerte. Tal vez suene un poco duro, pero todos venimos de este reino y sin darnos cuenta algunos éramos usados para matar, robar y destruir. En ocasiones este reino se apodera de las personas de tal manera, que puede hacerlos perder el sentido y dejarlos en un estado de abandono total, porque con este se manifiesta todo lo impuro, lo diabólico y lo sucio.

Pero Jesucristo fue manifestado al mundo y consigo también el Reino de los cielos (Mateo 4:17). Cuando Jesús vino a la tierra, también vino la sanidad, la paz, el amor, la trasformación y la prosperidad. Dice en la biblia que por donde Jesús pasaba dejaba abundancia y  bendición y es eso lo que él quiere darte hoy, solo tienes que abrirle tu corazón para que pueda entrar junto con el reino de los cielos y mudarte a esa vida de abundancia que él te ofrece.

Querido amigo lector, dice en la palabra de Dios que aquellos que hemos entregado nuestro corazón a Jesús fuimos trasladados del reino de las tinieblas al reino de Dios, me pregunto entonces ¿Por qué causa tendríamos nosotros que seguir viviendo en derrota, en miseria y en ruina? Tal vez esto se deba  a que muchos cristianos hoy en día,  aunque le abrieron su corazón a Jesús no han visto sus bondades en sus vidas, porque a pesar de haberse cambiado de reino estaban tan sumergidos en tinieblas que se acostumbraron a vivir en su antiguo reino y  no han podido hacer la transición espiritual, es decir, no le han sacado provecho a los beneficios que Dios les brinda.

El reino de los cielos es la provisión de Dios para que podamos vivir en la tierra, como si viviéramos junto al padre en los cielos;  uno de sus secretos es que al principio no se ve, pero si somos perseverantes y fieles a su palabra este terminará por manifestarse de una manera inimaginable. Es por eso que es comparado con un grano de mostaza, que vino a ser las más pequeña de todas las semillas, pero cuando crece viene a ser las más grande de todas las hortalizas y sin darnos cuenta invade nuestras vidas  hasta transformarlas por completo.

Mi mensaje para ti que estás leyendo estas líneas, es que no te dejes llevar por lo que ves ahora, simplemente siembra el reino de los cielos en tu vida y cuando menos lo esperes verás una bendición inimaginable que arropará todo lo que ves, y te digo siembra, porque es así como actúa este reino, es como una semilla que germina y crece sin que te des cuenta. Este Reino es un misterio y se recibe por fe, porque tiene el poder darte espiritualmente lo que en lo natural no tienes. Así que, querido amigo, no sigas atacando tus problemas con religión y dogmas, simplemente pídele a Dios que traiga su Reino a tu vida, empodéralo en tu casa y en tu familia y sobre todo cuida tus actitudes, porque son estas las que cierran o abren el Reino de los cielos en nuestra vida.

¡Dios te bendiga!

Pastor Richard Rodríguez.